El Poeta es un fingidor

by Rase Tapándari

/
  • Streaming + Download

    Includes high-quality download in MP3, FLAC and more. Paying supporters also get unlimited streaming via the free Bandcamp app.

      name your price

     

1.
2.
3.
4.
5.
6.

about

"El poeta es un fingidor" es el segundo de los cuatro capítulos que componen el libro-disco "Los días en que dejé de ser tú", a la venta desde Desacorde Ediciones desacordeediciones.com

credits

released February 6, 2017

Letra y voz: Rase Tapándari
Música: Stash House
Guitara: Rama Lama
Teclado: Pau Escutia
Pinturas: Rafael Jiménez

tags

license

about

Rase Tapándari Barcelona, Spain

El trabajo de Rase Tapándari ronda los mundos del rap, la poesía, la prosa, el slam poetry y la canción de autor, disciplinas que combina en el actual Proyecto Nagual. Nagual es un quinteto que combina la introspección y la crítica social con géneros musicales como el jazz, el rock psicodélico y la música contemporánea. ... more

contact / help

Contact Rase Tapándari

Streaming and
Download help

Track Name: La vida es eterna en una ventana
Antes de que llueva,
ahora que vuelve a llover,
sentémonos en la ventana.
La vida es eterna en una ventana.

La vida es eterna en una ventana.
Qué bonito es estar triste cuando se es feliz.
La vida es eterna en una ventana.

Qué bonito es estar solo
cuando se tiene la opción.

Qué bonito es todo
cuando la mitad resulta feo.

La vida es eterna en una ventana.

Track Name: El Poeta es un fingidor
La vida que jamás llevé de nuevo en la ventana,
danzando en la azotea,
me llegan los ladridos de los perros de la vega,
los coches de la autovía
-siempre insistiendo en mis espaldas.
Ciudad colmena,
vacía de vida,
aquí debía de pasar un río…
hoy solo hay casas.
Una vez más el cielo teñido en naranja.
Algo haremos mal para tapar tantas estrellas.
Benedetti en sus "bodas de perlas",
yo pienso en Myrtuki,
tan lejos y tan cerca y viceversa -hoy.
Me distrae esta mezcolanza,
esta sinestesia,
esta vida que jamás fue mía.
Luces de hormiguita hacia la sierra.
Soy aquel trajinar de entrañas
que no cesa,
sempiterna hoguera entre las ruinas
-sombras nuevas,
sombras antiguas-,
otorga sustancia a cuanto pesa.



(Estribillo)
El poeta es un fingidor,
haciendo de sí mismo un mero espectador,
el poeta es un fingidor,
haciendo de sí mismo un mero espectador.
X2
Salgo a las calles que ha atrezado la memoria.
Sin rastro de ese alma colectiva.
Miradas vacías evocan a Modigliani.
Gusanos en el gran festín.
Esta ciudad no le pertenece a nadie,
menos a mí,
la muchedumbre me provoca un horror un vacui.
Incienso y fervor patrio,
Cristo alcanzando el éxtasis,
imágenes a hombros parecen decir
"sufre y sé feliz".
Como Buda…
uno cargando la cruz, el otro feliz con apenas nada.
De vuelta en Gharnata,
subo a la "silla del moro"
miro al Darro
y pienso:
joder, hostia, puta,
será que no es bonita,
maldita reconquista,
maldita reconquista…
Tal vez me permita estos momentos de flaqueza y de lamento
como contrapunto a mi alegría.
Espectador de una vida que no es mía,
camino y no abandono la platea.
Desarreglo mis sentidos,
mordisqueo la costra.
Qué gusto bucear las leguas de mi angustia.
(Estribillo)
El poeta es un fingidor,
haciendo de sí mismo un mero espectador,
el poeta es un fingidor,
haciendo de sí mismo un mero espectador.
X2

(Sample de Cortazar)
"Sabes lo que me vino a la memoria, uno de los versos de García Lorca que han quedado así… ciertas cosas te quedan como un tatuaje en el cuerpo. Yo tengo algunos versos tatuados en la memoria. Y ese… ya no sé en qué poema en que él dice… Lo voy a citar mal, evidentemente. Es algo así como que "yo no soy nada solamente un pulso herido que ronda las cosas del otro lado". Coincide exactamente con lo que me has dicho tú, y yo creo que en realidad el poeta es ese hombre que no se conforma con este lado de las cosas, sino que él busca el otro lado".

Track Name: El antihéroe
…soy el antihéroe
caminando por las calles…

¿Quién quiere la gloria?
Perdona que me oculte,
que me ponga la careta,
hoy estoy de retirada.
La noche es mediocre
y tu ausencia corroe,
aunque sea preferible;
la compañía me cansa.
Está bonita la ciudad a esta hora,
en esta época;
la echaría de menos si acabara de evitarla.
Vuelvo en metro,
observando maniquís en movimiento
y caras agolparse en las escaleras mecánicas.
Los versos se atropellas cuanto más me acerco a casa.
Tenía razón Batania:
"¿Quién quiere la gloria?".
¿Quién quiere oírse llamar poeta o rapero?
ambos me suenan a descalabro.
Nota al pie:
jamás dejé de hacer 4x4;
un sello indeleble,
el concepto me mata el gusano.
Soy un gran copiador,
como cualquier creador,
el secreto es hacer que participen todos.
En tanto he deshecho el asomo de desdicha,
un juego de críos -reconozco-,
pero es mi juego y el de muchos.
La noche sabe ya de otro modo,
el mundo entero me dolía hace un instante.
En este silencio mismo se recicla el aire
¿Quién quiere la gloria,
¿vivir de pasar hambre,
Pasar por la licuadora un texto
hasta dejarlo comestible para gente que no tiene dientes
o tiempo de emplearlos?
¿Comprendes que me da igual a lo que lleva esto?
Tal vez puedas compartir la levedad de mis hombros.
Ahora siente.
El ruido del tráfico es un bucle monótono,
entonces estalla haciendo el cristal un vibráfono.
Me importa poco mucho,
si pierdo mucho
lo poco que tengo;
que no es mío,
pero tiendo en él amor.
Volveré al balcón,
mañana sonará otra música,
el domingo quiero espacio pa´ pensar.

Tus ojos me guarecen de otras lluvias,
pero ¿acaso no es eso anecdótico en estas vidas nuestras?
Hoy no quiero escribir en plural,
déjame en paz,
estoy meciendo el ego,
se duerme y salgo ya a fumar.
He hecho de este lugar mi hogar,
una piel de cordero vistiendo un lobo apátrida.
Sería feliz volviendo de viajar periodos largos,
lo soy de hecho, aún con periplos cortos.
Mi sofá está combado por el peso de mi imaginario.
Pienso que ya es suficiente,
vuelvo a mi silencio.
La punta del bolígrafo hace un ruido hermoso.
Hay algo de mágico en verter el pensamiento,
invertir el tiempo en invertir las emociones,
ponerlas del revés y dejar que chorreen.
Escribo como quien alarga el tramo postcoital,
las cuerdas se arruman seductoras,
la sala me apapacha de pleno,
hundo el mentón y miro al suelo.
Deshago la mirada en la simetría del enlosetado,
recompongo todo en amalgamas manchadas de rojo.
Creo que he terminado:
de nuevo discierno de mi vida el engaño.
¿Sería mucho pedir que comprendieras que no ocurre nada,
que tengo este poder de antihéroe
y la responsabilidad es alejarse por instantes de la gente?
¿Recuerdas? No,
no estabas presente…
Me he encaprichado del humo,
pero hay un frío insólito que arremete,
parece que cruzara el piso buscándome.
Ya debe de ser la hora prudente…
ya regaron las plantas,
pero, tal vez, todavía se oiga en el patio la fuente.
¿Recuerdas que gorgoritos hace,
que parece depurar las piscinas de entonces?
El Mati cebó mate
me antoja agua caliente y hierbabuena.
La noche se abre a otros quehaceres.
Reconozco que buscaba la gloria,
¿quién no lo ha hecho?
escogí el mejor camino pa´ quitármela de en medio.
Así debe de sentirse el antihéroe.

Está bonita la ciudad a esta hora
en esta época
¿quién quiere la gloria?
nadie advierte mi antifaz.
El antihéroe, eh.
El antihéroe.
Soy el antihéroe.
¡Qué poder!
Track Name: Mandala del olvido
(Fragmento de Rayuela, voz de Julio Cortazar)
"Toco tu boca,
con un dedo toco el borde de tu boca,
voy dibujándola como si saliera de mi mano,
como si por primera vez tu boca se entreabriera,
y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar,
hago nacer cada vez la boca que deseo,
la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara…
Me miras,
de cerca me miras,
cada vez más de cerca
y entonces jugamos al cíclope,
nos miramos cada vez más de cerca
y nuestros ojos se agrandan,
se acercan entre sí, se superponen
y los cíclopes se miran,
respirando confundidos".

8
Vivíamos con la obsesión de aprehender el tiempo;
quedó solapado a las cubiertas de vinilo,
a las tapas de los libros,
a películas en blanco y negro
que ambos velamos en un gesto torpe.
Es la chica de tu vida porque nunca lo fue,
le dije.
Que necesario es olvidar,
pero qué triste.
El tipo que cuelga de mí,
me está arañando la espalda,
lo subo a cucurumbillo
como hice con ella.
7
Sopeso,
paseo la pesadumbre en mi hombros,
el fulgor de mis ojos
el suvenir de mis bolsillos:
viajes, mapas de metro, sencillos.
¿Por qué me pides lo que quiero que me pidas ahora?
En lo más hondo de la posesión
como Horacio Oliveira.
Dejo atrás Montparnasse,
por la rue de Bellechase llego al Sena,
cruzo el puente,
cuelgo su pulsera.
Me tapo las orejas
como Marlon Brando cuando pasa el tren,
cobrando el merecido significado
-trágico.
Como desvanecerse en este haz de vidas,
de avenidas concurridas de solitarios.
6
Alzó la vista del papel
saliendo por Paseo de Gràcia
con sus gafas,
sorteó algunos obstáculos,
llovía.
Esos palmos que nos separaban,
ya habiendo conectado la mirada,
eran mis fábulas,
mi gesto amenazante a la fortuna.
9
Deshago mi figura en las cortinas,
me rehago oyendo a Rodríguez olvidar y perdonar.
Recibo el día
con la barba del año que parece haber pasado.
11
Se despidió poniendo a Roy Orbinson,
me desperté murmurando "in Dreams"
aun con la imagen de su rostro.
Lloramos a Terry,
a Badalamenti;
nos lamíamos las lágrimas el uno al otro.
Qué extraña relación de fuerzas desata el llanto,
qué dialéctica más precisa,
jamás nos pisamos.
Me dijo lo que merecía oír,
otra cosa es que yo merezca ser así.
10
Y la luz quebraba la quietud,
llamando la atención,
jugando con las líneas del falso techo.
Las sombras, los gestos, los silencios,
la cama deshecha,
la ropa en el suelo,
los ruidos del patio…
Todo parecía escenificado.
Podía sentir la memoria
tomando notas desde el palco.

(Fragmento de Rayuela. Voz de Cortazar)
"Jugando en sus recintos
donde un aire pesado va y viene
con un perfume viejo
y un silencio"
12
Un día te levantas y la vida ha dado tantas vueltas.
Tragando humo en el balcón
intuí un final de etapa,
sentía cerrarse el círculo.
Horacio describía el amor palpando a la Maga,
un capítulo después abandonaba su casa
con tono frívolo
y parecía que todos lo esperaban.
1
Marché de allí nervioso, con un pálpito
que empujaba una especie de miedo ilusionante en la garganta
me decía: ojalá pase la prueba,
ojalá que esté el Lunes
¿por qué no hablé con ella?
2
Tocaba Illa,
caminé hacia el banco donde se reunían,
la vi girarse sorprendida, sonreía.
3
Perdí quilos de una manera enfermiza,
pasábamos la barrera del sueño y las comidas con frecuencia.
4
Cuando rompía el Main Theme de Badalamenti
con un paisaje frio y sórdido,
bajo la losa de edredones.
5
Cantaba en la cocina mientras yo leía,
venía bailando,
bailábamos iluminados por el día.

(Fragmento de Rayuela. Voz de Cortazar)
"…esa instantánea muerte es bella.
Y hay una sola saliva
y un solo sabor a fruta madura,
y yo te siento temblar contra mí
como una luna en el agua."


Track Name: Carta del bisabuelo Soares
Homenaje a Fernando Pessoa
(Adaptación del fragmento 181 del Libro del desasosiego de Bernardo Soares)

Pienso a veces, con un deleite triste,
que si un día, en un futuro al que ya no pertenezca,
estas frases que escribo durasen
tendré por fin gente que me comprenda.
Los míos, la familia verdadera,
pero, lejos de nacer en ella,
habré muerto hace ya tiempo,
seré comprendido solo en efigie,
cuando el afecto no compensé a quien murió de desafecto
que solo tuvo cuando estuvo vivo.
Tal vez un día comprendan cumplí como ningún otro
mi deber nato de intérprete de nuestro siglo.
Porque los hombres solo aprenden de sus bisabuelos,
solo a los muertos sabemos enseñar reglas del ser.
En la tarde en que escribo,
el día de lluvia ha cesado,
la alegría del aire es fresca demás contra mi piel.
Un azul vago,
se reflejo incluso en las piedras de la calle,
duele vivir, pero es de lejos,
sentir no importa,
se enciende uno u otro escaparate.
En otra ventana ven acabarse el trabajo,
el mendigo que me roza quedaría pasmado si me conociese.
En el azul menos pálido,
que se espeja en los edificios, atardece…
Un poco más la hora indefinida,
cae levemente,
fin del día cierto en que los que creen
se engranan en el trabajo de costumbre,
felices de inconscientes.

Cae levemente, onda de luz que cesa,
melancolía de la tarde inútil,
bruma sin niebla que entra mi corazón,
cae levemente, suavemente,
indefinida palidez, lúcida y azul de la tarde,
-acuática-
levemente, suavemente, tristemente
sobre la tierra sencilla y fría.
Cae levemente,
ceniza invisible, monotonía afligida,
tedio sin torpor.

Bernardo Soares
Posterior a 1919
Fernando Pessoa




(Fragmento del poema del heterónimo Álvaro de Campos
"Se te queres matar, porque não te queres matar?")

"Se te queres matar, porque não te queres matar?
Ah, aproveita! que eu, que tanto amo a morte e a vida,
Se ousasse matar-me, também me mataria...
Ah, se ousares, ousa!
De que te serve o quadro sucessivo das imagens externas
A que chamamos o mundo?
A cinematografia das horas representadas
Por actores de convenções e poses determinadas,
O circo policromo do nosso dinamismo sem fim?
De que te serve o teu mundo interior que desconheces?
Talvez, matando-te, o conheças finalmente...
Talvez, acabando, comeces...
E de qualquer forma, se te cansa seres,
Ah, cansa-te nobremente,
E não cantes, como eu, a vida por bebedeira,
Não saúdes como eu a morte em literatura!"
Track Name: Carta de Mayo
Por aquí todo bien.
La anciana está sentada en su balcón,
como cada mañana,
mirando sus plantas, de espaldas al sol,
la viva imagen del tiempo agotándose.
Espero no sonar pedante,
Sartre se me atraganta,
pero es cierto, despierta aquella voz,
ya sabes… la cabeza como un lienzo,
el pensamiento como si permeara de costumbre el folio.
Anoche tuvimos cena en casa,
vino el mago, un miedo fornido y una confianza tímida
Por suerte hoy es martes y amaneció plomizo
Deshojo en la lluvia una lavanda.
Quieren regalarme un reloj,
pero yo me resisto a ser un mero testimonio.
Luego se le debe de dar cuerda, comparar las horas,
no quiero ser otro Cronopio frente a un Fama.
¿Qué hay de la política?
El problema es evidente,
una sociedad sin clases,
pero muy clasista.
Vuelven los neomarxistas,
si es que fueron;
toda relación está sujeta a dinero
-qué cosa más triste.
Ya charlaremos en verano
-he perdido lo que te andaba escribiendo-.
Hay una pluma de gaviota
en el suelo mi cuarto.
¿No te parece lamentable,
la escasa vida que hay en la ciudad
aparte de millones de seres humanos?
Visto de este modo, he comenzado a recibir las hormigas.
Parecieran en sus filas arrastrar el verano.
La primavera no se acaba de instalar.
La ciudad está infestada de turistas.
Siento que la vida acaba de empezar de nuevo,
que las calles destilan una nueva modernidad,
que el hombre y la mujer caminan sin atributos,
espejos de una urbe vendida al capital,
no busco preguntas, Papá,
me asedian,
pero es bonito arreglar respuestas aun carentes de verdad.
El día está feo,
todo languidece de pronto;
las macetas mendigando.
No hay pájaros en el cielo,
es un día extraño.
Me apetece. Armo un Manitou.
La taza verde es preferible, ¿comprendes?
tiene el asa rota, el color vencido, algunas muescas.
-Matia fotia
matia neró-
Tengo que llamar a la abuela.
Nos contamos chistes malos para romper la rutina.
¡Qué ganas de ver a las primas!
…y por supuesto al resto.
¡qué suerte de familia!
…aunque esté tan lejos.
Es algo que nunca nadie debería perder.
La tecnología nos acerca y ensimisma al mismo tiempo…
Recojo los trapos, parece que vuelve a llover.
Me debería poner con la tesis ya,
espero que estéis bien.
Un beso.
Paz.